a
b
No

Es tiempo de terminar con la impunidad de los asesinatos en la frontera de Estados Unidos y México

Send to friendRecomendar en FacebookCompartir en TwitterVersión para impresión

Diciembre 19, 2013

 Por Vicki B. Gaubeca, ACLU de Nuevo Mexico

Ayer, el día designado como el Día Internacional de los Migrantes, nos da una oportunidad para reflexionar sobre los esfuerzos mundiales para respetar y proteger los derechos humanos de los migrantes. Es particularmente apropiado que llamemos la atención del gobierno de los Estados Unidos en su fracaso por proteger los derechos humanos y civiles de las comunidades y migrantes en la frontera de Estados Unidos con México.

Esta semana, el Arizona Republic publicó una serie de reportajes de investigación que se enfocaron al uso de fuerza por la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés).  Esta serie de reportajes, están basados en la revisión de miles de documentos que obtuvieron mediante la Ley de Libertad de Información (FOIA por sus siglas en inglés), en los que se detalla una impactante realidad de abuso del uso de fuerza por parte de agentes de CBP.  De acuerdo a los reportajes, “Desde el 2005, agentes en servicio de la Patrulla Fronteriza y de Aduanas y Protección Fronteriza han matado al menos 42 personas, incluyendo al menos 13 estadounidenses,” con un número de casos que se puede caracterizar como “altamente cuestionables”, algunos de estos casos han carecido de una documentación completa del incidente y/o investigaciones subsecuentes.” Estos artículos resaltan la completa falta de rendición de cuentas por parte de CBP y la aparente impunidad en los casos de migrantes y ciudadanos estadounidenses muertos a manos de agentes de CBP.

Ya es tiempo de que el Congreso y la Administración levanten el velo de secrecía que el Departamento de Seguridad Interna ha puesto sobre CBP, y que públicamente revele sus investigaciones, sus evaluaciones internas, y los pasos que la agencia planea tomar para prevenir los abusos que sabemos que se llevan a cabo y que continúan sucediendo en la frontera.  El no responsabilizar a los oficiales y agentes de CBP por sus actos cuando cometen un abuso, envía un mensaje claro a toda la agencia sobre como el ignorar estas conductas es aceptable.

También hay casos adicionales de individuos que fueron víctimas de violencia por parte de CBP y que no estaban intentando cruzar la frontera.  Uno de esos casos es el fatal tiroteo de Sergio Adrián Hernández Guereca de 15 años.  En junio de 2010, un grupo de adolescentes jugaban en el Canal del Rio Grande que se encuentra entre El Paso y Ciudad Juárez, corriendo hasta la barda en el lado estadounidense, tocándola, y corriendo de regreso al otro lado del canal que está en la parte de México.  Un agente de la Patrulla Fronteriza en bicicleta les dijo que pararan, pero los adolescentes continuaron jugando desafiándolos.  El agente bajo en su bicicleta y tomó a un adolescente del brazo – el grupo se dispersó.  Aún con uno de los adolescentes tomado del brazo, el agente de la Patrulla Fronteriza sacó su arma y le disparó en la cabeza a Sergio.  El agente, quien llevaba puesto un casco para bicicleta, posteriormente declaró que se encontraba rodeado por un grupo que le estaba aventando piedras, pero su declaración fue desmentida por un testigo que grabó el hecho con la cámara de su teléfono.

Hasta el día de hoy, ninguno de los incidentes reportados en las series del Arizona Republic, incluido el asesinato de Sergio, ha derivado una investigación transparente y ninguno de los agentes involucrados ha sido responsabilizado públicamente.  En muchos de estos incidentes, ni siquiera se han conocido los nombres de los agentes involucrados.  Trágicamente, hay muchas familias sin respuesta alguna sobre cómo y porqué sus seres queridos murieron.

El velo de secrecía es aún más problemático debido al aumento de la Patrulla Fronteriza.  Desde el 2004, la Patrulla Fronteriza se ha duplicado de 10,800 agentes a 21,400 agentes en la actualidad, un poco más de 18,500 se encuentran solamente en la frontera de Estados Unidos con México.  Mientras tanto en Junio, una propuesta de reforma migratoria quería aumentar otros 20,000 agentes de la patrulla fronteriza a la frontera de Estados Unidos y México.

CBP es la agencia del orden público más grande de la nación.  Y desafortunadamente, su rápido crecimiento ha llegado con muy poca supervisión y rendición de cuentas inexistente, lo que ha llevado a un incremento masivo en las violaciones a los derechos humanos y civiles, perpetuados no solo contra migrantes bajo custodia de CBP, pero también contra las comunidades fronterizas que residen en ambos lados de la frontera.

Los casos más notorios de abusos han sido por uso excesivo de fuerza que han resultado en homicidio, pero esto es solamente la punta del iceberg.  Los abusos en contra de las comunidades fronterizas en el lado estadounidense incluyen perfil racial y acoso, detenciones injustificadas e interrogatorios en puntos de revisión así como también patrulleos móviles al norte de la frontera, además fallas para verificar si un inmigrante es elegible, o en proceso de obtener exención migratoria (como DACA-Acción Diferida, una Visa-U para sobrevivientes de violencia doméstica, o asilo) antes de separarlos de sus familias y deportarlos.

Los abusos contra migrantes van desde agentes escupiéndoles en sus caras, hasta perseguirlos a caballo y en helicóptero, gritándoles nombres de manera burlona y golpeándolos, haciéndolos pasar hambre y sed, o colocándolos en celdas heladas “hieleras” vestidos sólo en camiseta y pantalones de mezclilla, así como regresándolos a la frontera a media noche sin sus celulares, identificaciones, ni dinero.

En los últimos tres años, organizaciones e instituciones académicas han publicado 7 distintos reportes en donde se documentan decenas de miles de casos de abusos que son consistentes con las historias que mencionamos aquí, incluidas, la Universidad de Arizona y George Washington, Amnistía Internacional, No más Muertes, Iniciativa Kino para la Frontera, Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos, el Programa de Defensa e Incidencia Binacional.

En marzo de 2014, una delegación de la ACLU viajará a Ginebra, Suiza, y presentará un reporte sobre los abusos continuos que ocurren bajo la guardia de CBP, como parte de una revisión de las Naciones Unidas hacia Estados Unidos y su cumplimiento de la Convención Internacional de Derechos Civiles y Políticos (ICCPR por sus siglas en inglés).  Llevaremos el mensaje de que las comunidades fronterizas y los migrantes deben de dejar de ser criminalizados y deshumanizados por nuestro gobierno y seguiremos pidiendo que se incremente la rendición de cuentas y transparencia por las violaciones de los derechos humanos en la frontera de Estados Unidos con México.  En resumen, seguiremos exigiendo un alto a la impunidad por los asesinatos en la frontera y otros abusos.

 

 
 

©2017 ACLU of Northern California, reservados todos los derechos. Normas de intimidad en Internet (Privacy Statement) | Acuerdo para el uso (User Agreement)