a
b
No

Deteniendo a los que ganarán su caso de inmigración

por Michael Tan, Abogado, Immigrants’ Rights Project, ACLU
Send to friendRecomendar en FacebookCompartir en TwitterVersión para impresión
Byron Merida

Byron Merida

Noviembre 22, 2013

Todo el mundo sabe que nuestro sistema de inmigración no funciona. Pero una de sus peores características permanece envuelta en secretismo: la práctica de detenciones, la cual ha llevado a EE.UU. a cifras record de detención de inmigrantes.

En un día cualquiera, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (ICE, en inglés) encarcela en promedio a 34.000 hombres, mujeres y niños al día en cárceles a lo largo del país, mientras que la agencia busca su deportación. Esta política ha llegado a un costo de dos mil millones de dólares al año, el cual es pagado con el dinero de los bolsillos de los contribuyentes. ICE escandalosamente a menudo no tiene una buena razón para encarcelar a estas personas. En demasiados casos, los inmigrantes son encarcelados a pesar de que no representan una amenaza para la seguridad pública, y no necesitan ser detenidos para asegurarse de que se presentan ante un juez de inmigración. Y muchos de estos inmigrantes, miles de los cuales han sido residentes permanentes del país por años, en realidad no deben ser elegibles para la deportación y podrían obtener el derecho a permanecer en el país; contrario a lo que el gobierno asegura.

Contra toda lógica, datos recientes indican que los inmigrantes que llegan a ganar sus casos y el derecho a permanecer aquí bajo nuestras leyes corren un riesgo más alto de permanecer encerrados en centros de detención por meses o incluso años. El Transactional Records Clearinghouse (TRAC ), un centro de investigación no partidista de la Universidad de Syracuse, analizó los datos de inmigrantes que salieron bajo libertad de la custodia de ICE o fueron deportados durante los dos últimos meses de 2012. TRAC descubrió que las personas liberadas por ICE -o un juez de inmigración, al determinar que dichos inmigrantes estaban legalmente autorizados a permanecer en el país- pasaron el promedio más largo de estancia: 131 días. Por otra parte, de los que ganaron sus casos, 20 por ciento fueron detenidos por seis meses o más, y el promedio de estancia de este grupo fue de 334 días. Pero a diferencia de este grupo de inmigrantes, las personas que fueron deportadas pasaron un promedio de 27 días de detención.

Estos resultados coinciden con un informe preparado por la co-directora del TRAC, Dr. Susan Long, en el caso Rodríguez v Robbins -demanda colectiva de la ACLU que desafió la detención prolongada de inmigrantes en el área de Los Ángeles sin acceso a significativas audiencias para fianzas. El estudio de Dr. Long encontró que el promedio de estancia de las personas detenidas por seis meses o más y que aplicaron para evitar la deportación, fue 421 días.

Los datos muestran lo mucho que nuestro sistema de detención necesita de una reforma. No deberíamos gastar el dinero que los contribuyentes pagan en impuestos en encarcelar a personas por meses o años cuando no representan una amenaza para la seguridad pública y, que al final podría determinarse que tienen derecho a permanecer en nuestro país. Como en el sistema de justicia criminal, estos individuos y muchos otros pueden ser liberados de forma segura bajo fianza y bajo supervisión, sin los enormes costos a los contribuyentes, y sin el gran daño para las familias y las comunidades, lo cual es lo que caracteriza a nuestro sistema de detención de inmigración.

 
 

©2017 ACLU of Northern California, reservados todos los derechos. Normas de intimidad en Internet (Privacy Statement) | Acuerdo para el uso (User Agreement)