a
b
No

Un Proyecto de Ley que será Votado Hoy en la Casa de Representantes para Sancionar las “Ciudades Santuario” No Aumentará la Seguridad Pública. La Debilitará.

Send to friendRecomendar en FacebookCompartir en TwitterPrinter-friendly version

July 23, 2015

Por Joanne Lin, Oficina Legislativa de Washington de la ACLU

No es de todos los días que la Orden Fraternal de Policías, la Asociación de Sheriffs de Condados Grandes, la Conferencia de Alcaldes, y la Liga Nacional de Ciudades se alinean con la ACLU en el mismo lado de la legislación.

Este será el caso el día de hoy cuando la Casa de Representantes vote la propuesta H.R. 3009, “Aplicación de la Ley en Ciudades Santuarios”.  Grupos defensores de las libertades civiles y activistas de inmigración se han unido con agentes del orden público, organizaciones religiosas, ciudades, y alcaldes para oponerse a esta ley.

¿Por qué todos estos diferentes grupos se unen en contra de esta propuesta de ley? Porque busca castigar a las ciudades que han tratado de mejorar la seguridad pública por medio de la adopción de medidas sensatas para desarrollar la confianza de la comunidad y asegurar que víctimas de crímenes cooperen con la policía.

Presentada a raíz del incidente mortal de la Srita. Kathryn Steinle, los promotores de la propuesta quieren castigar a San Francisco y a las denominadas ciudades “santuario” prohibiendo políticas locales que limiten investigaciones policiales de estatus migratorio en ciertas situaciones. Ellos planean hacer esto cortando fondos significativos del Departamento de Justicia a estas ciudades.  El autor de la propuesta, Rep. Duncan Hunter (R-CA), se presentó recientemente en Fox News para enfatizar como el Congreso podría hacerle frente a las políticas de San Francisco.  “Cortando fondos federales – así de simple”, le dijo a Bill O´Reilly.  “Como unos $40 millones – quítaselos [a California]”.

Esa solución suena muy simple, ¿no? Pégale a San Francisco y esas ciudades “santuario”.  Pero esta propuesta no es solo eso, de hecho, no proporciona una solución.  Aunque esto se ofrece como una respuesta directa al asesinato de la Srita. Steinle a principios de Julio, la propuesta no propone nada que haya podido haber cambiado la situación que desencadenó su trágica muerte.  En otras palabras, si la legislación hubiera sido ley en el 2015, no habría hecho una diferencia en el caso de la Srita. Steinle.

Aunque este proyecto se está planteando como una medida para combatir el crimen, en realidad ello haría a las comunidades menos seguras.  Alrededor de todo el país en ciudades grandes y pequeñas, la policía ha mejorado su habilidad para combatir crímenes al decidir no llevar a cabo interrogatorios irrelevantes sobre estatus migratorio durante una investigación criminal.  Estas fuerzas policiacas comprenden que fomentar la confianza entre la policía local y las comunidades inmigrantes es esencial para la misión de las fuerzas del orden público que es de proteger la seguridad pública y reducir el crimen.

Lejos de ser escudos para la criminalidad, estas ciudades reconocen que inmigrantes que son víctimas o testigos no reportaran crímenes, y los crímenes seguirán por lo tanto sin resolverse, ni serán castigados si los inmigrantes temen que la policía local actúe como agentes de inmigración.  Las autoridades federales de inmigración siguen siendo informadas de cada persona que es arrestada y llevada a la cárcel.  Estas localidades han implementado políticas cuidadosamente elaboradas con un énfasis en promover la seguridad pública y han priorizado sus recursos policiacos a enfocarse en las necesidades de la comunidad.  Como lo explicó el exalcalde de la Cuidad de Nueva York, Michael Bloomberg:

 “Todos sufrimos cuando una inmigrante tiene miedo de decirle a la policía que ha sido víctima de abuso sexual o violencia domestica… nuestros oficiales de policía no pueden poner un alto a los crímenes cuando no están al tanto de ellos… lo que permite que ellos estén libres y lo hagan otra vez… a quien ellos elijan.  Lo que significa que todos nosotros perdemos”.

Los jefes de policía son los defensores más acérrimos de políticas de confianza de la comunidad, en parte porque ellas han demostrado su eficacia en la reducción de la delincuencia.  Como señaló el Jefe de Policía de Dayton, Richard Biehl, quien testificará hoy ante el Subcomité de Inmigración en la Casa de Representantes:

“Desde que Dayton adoptó estas políticas y otras maneras innovadoras de hacerle frente a los problemas de la delincuencia, nuestros índices de criminalidad han disminuido significativamente.  En los últimos tres años, crímenes violentos graves han disminuido casi un 22 po rciento mientras que delitos graves contra propiedades han bajado casi un 15 por ciento”.

Cuando hoy la Casa vote la propuesta H.R. 3009, los legisladores deben de prestar cuidadosa atención a lo señalado por la ACLU y otros 143 grupos oponiéndose a la imposición de exigencias radicales que perturbaría las efectivas políticas policiales comunitarias que se han establecido.

“Las políticas públicas no deben de ser creadas en base a un trágico evento en particular o por las acciones de un individuo para justificar una política que criminaliza una comunidad entera”, dice la carta.  “Instamos a la Casa de Representantes de abstenerse a imponer cambios exabruptos a las políticas de inmigración basados en las supuestas acciones de una persona.” 

 
 

©2015 ACLU of Northern California, reservados todos los derechos. Normas de intimidad en Internet (Privacy Statement) | Acuerdo para el uso (User Agreement)