a
b
No

ACLU de Massachusetts publica reporte sobre la práctica de “detención y cacheo” de la Policía de Boston

Los resultados demuestran evidencia de prejuicio racial
Send to friendRecomendar en FacebookCompartir en TwitterPrinter-friendly version

October 9, 2014

Empezando en el 2009, la ACLU de Massachusetts ha investigado la práctica de “detención y cacheo” en Boston. Bajo esta táctica policial, un oficial detiene brevemente a una persona y registra su cuerpo sobre la ropa para descubrir si oculta algún objeto ilegal, como droga o un arma. El reporte revela que la policía de Boston sostuvo interacciones de este tipo mucho más frecuentemente con bostonianos de raza negra que con bostonianos de raza blanca.

Las cifras más alarmantes del informe muestran que las personas de raza negra fueron sujetas a 63% de estos encuentros, aun cuando estas solo componen un 24% de la población total de Boston. Cuando se consideran factores no-raciales como niveles de criminalidad e involucramiento en pandillas, tampoco se puede explicar la discrepancia racial. El reporte confirma lo que muchas personas de las comunidades de color han sospechado durante mucho tiempo: que los agentes de policía de Boston dirigen sus acciones a personas de color en mayores tasas que a personas blancas.

Ademas, las cifras sugieren que la policía no siempre tiene justificación legal para la “detención y cacheo”. Bajo leyes establecidas hace décadas, la policía sólo puede detener a una persona si tiene una base razonable para sospechar actividad criminal. Y solo puede cachear a la persona si sospecha que la persona tiene un arma y representa un peligro. El reporte indica que en el 75% de este tipo de encuentro, la justificación oficial para la detención fue de “investigar a la persona” sin demostrar la sospecha necesaria bajo la ley. Esta práctica viola el principio de igual protección ante la ley, garantizado por la Decimocuarta Enmienda a la Constitución de los EE.UU. y los Artículos 1, 10 y 106 de la Constitución de Massachusetts.

Tampoco se puede demostrar que la práctica da resultados; la policía confiscó contrabando en sólo el 2.5% de las paradas.  

De acuerdo con evidencia anecdótica, para las personas de color en Boston, la “detención y cacheo” es un hecho de la vida diaria que tiene efectos psicológicos profundos.  Los jóvenes, en especial, reportan que viven con el miedo de ser parados por la policía en cualquier momento.

El informe es el resultado de casi cinco años de conversaciones con la policía de Boston en las cuales la ACLU trató de llegar a un acuerdo para hacer públicos los datos de más de 204,000 de los informes de encuentros entre policías y civiles desde el 2007 hasta el 2010.  La policía encargó un estudio académico de las cifras y en marzo de este año, los autores del estudio compartieron su análisis preliminar con la ACLU y la policía de Boston. El informe de la ACLU se basa en esas cifras.

La táctica de “detención y cacheo” ha sido sujeta de escrutinio, críticas y demandas legales en la ciudad de Nueva York y otros centros metropolitanos en los últimos años.  

La ACLU pidió tres reformas para enfrentar el prejuicio racial en el comportamiento de la policía de Boston. Primero, pidió que la policía use cámaras pequeñas colocadas en los uniformes de los oficiales para filmar los encuentros con el público. Segundo, pidió que la policía entregue “recibos” cada vez que detiene a alguien, con el nombre del oficial y la razón por la cual la persona fue parada. Tercero, pidió que la policía reporte con más frecuencia las cifras sobre los encuentros con el público.

Lea el informe en ingles aquí: aclum.org/stopandfrisk

 
 

©2017 ACLU of Northern California, reservados todos los derechos. Normas de intimidad en Internet (Privacy Statement) | Acuerdo para el uso (User Agreement)