a
b
No

El sueño está vivo en Florida

Send to friendRecomendar en FacebookCompartir en TwitterPrinter-friendly version

June 10, 2014

Por Maria Rodriguez, Directora Ejecutiva de la Coalición de Inmigrantes de la Florida. Blog traducido del inglés, publicado en la ACLU.org

El hecho de que se haya firmado [ayer] una ley en la Florida que permite a los jóvenes y niños inmigrantes indocumentados y a ciudadanos de los Estados Unidos de padres inmigrantes pagar la misma tasa de matrícula que cualquier otro residente de la Florida representa un logro verdaderamente notable. Esto va a cambiar la vida de jóvenes inmigrantes como Carlos, quien tiene veinte años de edad, es indocumentado, y proviene de una familia de trabajadores agrícolas.

Hace un mes, Carlos y yo estábamos sentados en las afueras de la Cámara del Senado de la Florida, a la espera de que el proyecto de ley sobre la matrícula estatal fuese escuchado. Mientras esperábamos, Carlos me contó sobre él, y admitió que sueña con ser legislador algún día. Cuando le pregunté en qué temas el sería un campeón, Carlos se sorprendió con mi pregunta, "¿Hablas en serio?, me dijo,"¡La pobreza, por supuesto!"

Carlos me contó sobre su infancia y lo que ha significado para él obtener una educación. "Crecí pobre" dijo, y luego relató el momento exacto en que se dio cuenta de que quería ir a la universidad. Él tenía 11 años y estaba recogiendo tabaco en Carolina del Norte – así es, con sólo once años de edad. Esto fue después de que ya había cosechado cebollas en la Florida, y antes de dirigirse a Michigan con su familia a recoger manzanas. Él recuerda haber pensado mientras se encontraba en el campo, "esto no es para mí, tiene que haber algo más". La educación fue su camino a la oportunidad y ese camino ahora estará abierto a muchos más estudiantes como él en la Florida, acercándolos más a cumplir sus sueños.

Es notable hasta cuán lejos han llegado, Carlos y aquellos que lucharon por esto.

El gobernador que firmó este proyecto de ley es el mismo gobernador del partido Tea Party cuya administración trató de sacar a un grupo de latinos de las listas de votantes y que en 2011 hizo una campaña para implementar un proyecto al estilo de la ley de Arizona, en la Florida; por el cual inmigrantes y partidarios [de la ley] tuvieron una reñida contienda, pero que [luego de la cual, el proyecto de ley] fue bloqueado con éxito. Alrededor de esta fecha el año pasado, [el gobernador] incluso vetó un proyecto modesto que facilitaba a los soñadores a quienes se les había otorgado la Acción Diferida el camino para obtener una licencia de conducir del estado; una medida que todos los senadores de su propio partido habían aprobado en una votación de 36-0. En aquel entonces, las cosas se veían muy sombrías.

Al final, no importa realmente si el cambio de tendencia del gobernador Rick Scott se vio impulsado por un cambio en su corazón o por la necesidad calculada de cortejar el voto latino antes de una contienda pública para la reelección. Recibimos su transformación en este tema, independientemente de su motivo. El gobernador Scott y algunos de sus colegas republicanos comparten el crédito por el progreso de una política que necesitábamos desde hace mucho tiempo, y que contribuirá a la economía y la vitalidad de la Florida. Ampliar el acceso a la educación superior para los niños de familias inmigrantes reducirá las tasas de deserción de la escuela secundaria, mejorará el rendimiento escolar, reducirá las desigualdades y aumentará la diversidad en muchas profesiones.

Hasta ahora, la Florida era el estado con el mayor número de inmigrantes que carecía de una política de matrícula equitativa. Hasta hace poco, incluso a los ciudadanos estadounidenses se les negaba la opción de pagar una matrícula estatal, debido al estatus migratorio de sus padres. Actualmente, otros veinte estados permiten a los jóvenes indocumentados que son residentes pagar la matrícula estatal en sus colegios y universidades. Ahora, Florida se unirá a esos estados sumándose a la ola que impulsa políticas de equidad de matrícula para Soñadores en todo el país.

[Ayer fue] una noche de insomnio para mí, para Carlos, y para muchos jóvenes inmigrantes, que ahora podemos imaginar la victoria en las luchas futuras por los derechos de los inmigrantes en la Florida y, al igual que Carlos, puede que incluso tengamos un rol en la creación de leyes que nos permitan ganar esas batallas.

 
 

©2017 ACLU of Northern California, reservados todos los derechos. Normas de intimidad en Internet (Privacy Statement) | Acuerdo para el uso (User Agreement)