a
b
No

¿Es la discriminación racial un problema real en la administración de la disciplina escolar?

por Deborah Vagins, ACLU
Send to friendRecomendar en FacebookCompartir en TwitterPrinter-friendly version
Fiscal Genral Holder y Deborah Vagins, de la ACLU, durante evento sobre disciplina escolar

Fiscal Genral Holder y Deborah Vagins, de la ACLU, durante evento sobre disciplina escolar

January 8, 2014

El Departamento de Justicia y el Departamento de Educación anunciaron hoy lo que nosotros hemos reconocido  como cierto por mucho tiempo: sí, la discriminación racial es un problema real en la administración de la disciplina escolar.

Durante un evento con el Secretario de Educación, Arne Duncan, y el fiscal general de EE.UU., Eric Holder, los dos departamentos anunciaron el lanzamiento de esta guía federal para la disciplina escolar,  la cual ha sido largamente esperada. Secretario Duncan dijo:

“Las normas disciplinarias positivas pueden ayudar a crear un ambiente de aprendizaje más seguro sin tener que depender en gran medida en las suspensiones y expulsiones. Las escuelas también deben comprender sus obligaciones con los derechos civiles y evitar prácticas disciplinarias injustas.”

El fiscal general Holder coincidió con el fuerte apoyo del Secretario Duncan:

“Cuando un estudiante comete una infracción rutinaria de la disciplina, éste debe terminar en la dirección escolar y no en el cuartel de la policía. Esta guía de orientación promoverá prácticas disciplinarias justas y eficaces para que las escuelas sean seguras, inclusivas y brinden apoyo a todos los estudiantes.”

La guía aborda problemas por los cuales la ACLU ha abogad por mucho tiempo. Algunos de los principios claves para las escuelas incluyen:

  • La capacitación de personal para que se apliquen de manera justa y equitativa las políticas y prácticas de disciplina escolares a fin de no afectar de manera desproporcionada a los estudiantes de color, con discapacidades, o de alto riesgo escolar.
     
  • Asegurarse que agentes del orden público que trabajan en las escuelas no se involucren en cuestiones disciplinarias menores.
     
  • Asegurar que las escuelas que no tienen personal de seguridad basado allí mismo eviten involucrar a los departamentos de policía o animar la práctica de técnicas policiales, como el arresto, citaciones, multas, o el uso de solicitudes en las cortes durante la administración de la disciplina en asuntos rutinarios.
     
  • Dar prioridad al  uso de estrategias de prevención basadas en evidencias para promover el comportamiento positivo en los estudiantes.
     
  • Instruir que las leyes federales de derechos civiles prohíben tanto el tratamiento diferente, como impactos disparejos basados en la raza, durante la aplicación de la disciplina escolar.

Esta guía es sumamente necesaria. Con el aumento de agentes del orden público en nuestras escuelas, la proliferación de las políticas de tolerancia cero, y el mal uso de prácticas disciplinarias excluyentes, nuestras políticas de aplicación de la disciplina escolar están alimentando la ruta de escuela-a-prisión al empujar a los niños fuera de la escuela. Los datos muestran que los estudiantes afroamericanos tienen más probabilidades que sus compañeros angloamericanos de ser castigados más severamente y frecuentemente por las mismas ofensas. Estudiantes con discapacidades también son inapropiadamente y desproporcionadamente disciplinados. Por ejemplo, de acuerdo con datos del Departamento de Educación, estudiantes afroamericanos cuentan como el 15 por ciento de estudiantes entre los datos recopilados, pero representan el 35 por ciento de los estudiantes que reciben una suspensión y casi la mitad (44 por ciento) de los estudiantes que son suspendidos más de una vez. Más de 50 por ciento de estudiantes involucrados en arrestos relacionados con la escuela o que son referidos a oficiales de la policía son afroamericanos o latinos. Los estudiantes con discapacidades representan el 14 por ciento de estudiantes en la colección de datos, pero representan el 76 por ciento de los estudiantes que son físicamente sujetados por adultos en sus escuelas.

Ahora tenemos innovadoras guías federales para instruir a las escuelas sobre su obligación a cumplir con nuestras leyes de derechos civiles y humanos (y una administración comprometida a la aplicación de estas guías), las cuales ayudaran a ponerle un fin a estas políticas discriminatorias y equivocadas en todos los distritos escolares. Aplaudimos al Departamento de Justicia y el Departamento de Educación por tomar este paso innovador.

 
 

©2017 ACLU of Northern California, reservados todos los derechos. Normas de intimidad en Internet (Privacy Statement) | Acuerdo para el uso (User Agreement)